¿Y?

De vez en cuando siento la necesidad de dar una vuelta por determinadas zonas de Madrid para comprobar el estado del hormiguero, pero casi todo lo que encuentro a mi paso me produce una sensación de indescriptible tedio. Hay algo pretencioso y grotesco en el asfalto, en sus hediondos muros poblados de espías acrílicos y en los transeúntes de bohemia caída e ingenio en alquiler.
 Entonces, inevitablemente, acordonada por una marea humana de pensadores de segunda división, pintores de monas y gongorillas de medio pelo, echo de menos el mar, que no presume de nada.

16 comentarios:

ariadna dijo...

oh, el señor enchufe es maravilloso... (el mar te echa de menos, nata)

color lili dijo...

Tambien por aqui hay banderas que gritan "Basta de asfalto, todos al mar!!!"

Esti dijo...

...y cuando estás junto al mar, lo quieres para tí sola... y claro, a veces, alguien te lo estropea... y les mandarías a todos a pisotear asfalto... castigados. pero, bueno, también hay gente que encuentra el mar aburrido. Seguro que yo encontraría Madrid fascinante... por unos días :)

claudia paredes dijo...

Pues yo veo mucha vida en esos muros grises. El asfalto puede ser un mar.

al dijo...

Madrid es un mar mal administrado.

Nata dijo...

Ari + Colorlili: ¡ayer llegó un sobre lleno de nubes con acento catalán y un tesoro de algodón! ¡Mil gracias! ¡Estoy encantada! :)

Esti: te cambio el mar por un trozo de asfalto. ;)

Claudia: no sé, no sé... No me veo chapoteando en alquitrán... :)

Al: en Madrid casi todo está mal administrado. Vivo en la capital del despropósito.

mecacholo dijo...

"Gongorillas de medio pelo". Todo lo que sale de tu teclado es arte, Nata. "Gongorillas de medio pelo", "gongorillas de medio pelo"... Me encanta.

Nata dijo...

Lo de "gongorillas de medio pelo" es un homenaje doble: a Quevedo y a mi madre. Dos genios.

Se acerca la primavera, ¿para cuándo unas sardinitas? :)

mecacholo dijo...

:P Sardinitas... Tomo la idea.
P.D.: Ya tengo ADSL en casa. ¡El SXXI ha llegado al ámbito rural madrileño!

mecacholo dijo...

Por cierto, ¿qué le ha pasado a la foto de tu Perfil?

El arcón de noe dijo...

¿Y? Nada. Que no presume, ni necesita excusas para existir ni estar ahí.

SoL dijo...

que tendran las ciudades
que logran ser
tan universalmente
deprimentes...

gracias a los que la pintan,
igualmente

mecacholo dijo...

en las ciudades,
rodeados de asfalto,
soñamos el mar.

Nata dijo...

Mecacholo: ¿qué le pasa a la foto de mi perfil? ¿Le ha crecido la trompa a Falopia?

Noe: ¿cómo va la cosa? ¿alguna novedad en el frente?

Sol: ¡gracias por la visita! ¡Otra cordobesa más por estos lares! :)

mecacholo dijo...

Ahora ya se ve bien. Ayer no se veía. ¡Buen fin de semana!

Anónimo dijo...

Oí decir a alguien
“parece que estoy perdiendo la cabeza,
al fin.
Para lo que me servía.
Ahora estoy más entretenido
discutiendo conmigo mismo
apaciblemente,
y, creedlo o no,
hay más gente que ha experimentado
algo parecido.
El laberinto cuya salida buscamos,
que según las instrucciones adjuntas
al hecho de nacer
—al menos en nuestros pagos—,
conduce al paraíso,
no lleva a ninguna parte,
además de no ser para todos el mismo
claro.
También en eso el sistema es selectivo.
En cuanto he dejado de creer en él
ha desaparecido,
dejando un paisaje fascinante,
de puro desconocido.
Lástima no tener más tiempo,
me hubiera gustado explorarlo,
pero el tiempo humano es corto,
y cortar las cadenas lo consume
en buena parte.
No había estado mal echarle un vistazo,
partir de donde me encuentro,
aunque sin duda
no habría sobrevivido.
La gente le ha cogido mucho cario
a sus propios laberintos”.